Librería RGS Libros 03.- Don Quijote de la Mancha

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 Artículos

En total $ 0.00

03.- Don Quijote de la Mancha
Título:
03.- Don Quijote de la Mancha
Subtítulo:
Autor:
INST. CERVANTES
Editorial:
EDITORIAL VISOR
Año de edición:
2005
Materia
Biblioteca Cervantina
ISBN:
978-84-7522-790-0
Páginas:
478
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
$ 620.00 Comprar

Sinopsis

Hacía mucho tiempo que tenía el proyecto de hacer fácil y legible el Quijote conservando sin una sola transformación o añadidura el puro estilo de Cervantes, y hoy por fin lanzo a la publicidad mi reducción como un homenaje al genio en la hora de celebrar el cuarto centenario de su nacimiento. La tarea ha sido brava pues sólo por inspiración se podían suprimir capítulos y párrafos pensando en el lector moderno que en medio de su prisa quiere saber bien lo que es el Quijote. No me atrevería a decir que sobrase nada en la gloriosa obra, pero había la necesidad perentoria de convertirla en una asequible novela de cuatrocientas páginas. Probablemente su inmortal autor me perdonará porque ahora van a poder leer su Quijote muchos que no tenían ni tiempo ni paciencia para trasponer sus mil y pico de páginas. He suprimido las digresiones, las repeticiones, el insistente ofrecimiento de nuevas aventuras, los discursos excesivos a Sancho, las erudiciones sobre los libros de caballerías, las remanserías de lo eglógico y lo pastoril, los solos de flauta, las novelitas añadidas a una novela ya de por sí larga y muchas más cosas que quizá fueron aplicadas por el autor a su obra para el lector de su época la llegase a comprender y pudiese llenar además su largo ocio sin las apetencias intelectuales y las diversiones nocturnas y diurnas que hoy amenizan el mundo. Teniendo en cuenta que Cervantes fue un gran poeta concepcional más que poeta de versos, he eliminado muchos de los que formaban ese aderezado de poesía y prosa que suele ser guiso contradictorio e inapetente para la juventud. También he evitado anecdotismos literarios que se refieren a ciertas piraterías editoriales de su tiempo, así como he procurado que la primera y la segunda parte adquieran la soldadura que exigía la actualización de la obra inmortal, no teniendo por qué notarse ya la circunstancial condición de que fuesen escritas con una buena diferencia de años. He procurado más que nada que además del argumento llegue enterizo el tono cervantino quijotesco a los nuevos caminantes —del automóvil y el avión—, acortando sus páginas para que tengan el ritmo de la velocidad reinante sin menoscabo de la belleza. Ya sé que abundan las más concienzudas razones para leer íntegro el Quijote, pero el caso es que se escabullían a su lectura numerosos seres a los que les angustió el embrollo en que se metieron cuando por su cuenta y riesgo saltaron o sobrevolaron el laberinto de su intriga espoleados por la urgencia. Mi versión del Quijote lo da entero a la par que compendiado a los que —ni niños ni catecúmenos— quieran gozar el sabor de la autenticidad del gran libro como si fuese una novela moderna.